antárticos

Noticias y Comentarios de interés para los Amigos de la Antártida

jueves, junio 04, 2009

Argentina retiene cargamento de fósiles antárticos recogidos en base checa

EFE,Buenos Aires 4 junio 09
Publicado en adn.es
La Aduana de Argentina retuvo un cargamento de fósiles animales y vegetales recogidos en la Antártida por científicos de una base de la República Checa, a raíz de que se habían incumplido los procedimientos requeridos para su traslado, dijeron hoy a Efe fuentes oficiales.
La carga, de más de 100 kilos y "de gran valor científico", fue trasladada desde la estación polar checa Johann Gregor Mendel al aeropuerto bonaerense de Ezeiza, desde donde iba ser llevado al servicio de geología de la República Checa, precisó el director argentino del Antártico, Mariano Mémolli.
"Se trata de muestras geológicas y paleontológicas (de fósiles) para evaluar su impacto ambiental. Pero la República Checa no informó que había fósiles en el contenedor, por lo que la Aduana mantiene el cargamento hasta tanto ese país no cumpla con los correctos procedimientos para su traslado", añadió el funcionario.
Mémolli explicó además que la República Checa pidió disculpas por los errores de procedimiento y que el episodio no ha desatado una controversia entre ambos países.

1 Comments:

  • At 8/6/09 22:18, Anonymous El Diario de Madryn said…

    El Único Diario de Madryn - 8 junio 2009 - www.diariodemadryn.com -
    INVESTIGAN CARGAMENTO DE RESTOS PALEONTOLÓGICOS LISTOS PARA SALIR DEL PAÍS DESDE ANTÁRTIDA
    Robo de fósiles: Una de “velociraptores”

    En un procedimiento de rutina realizado en el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini, se descubrieron 135 kilos de restos fósiles extraídos de la Antártida. El decomiso se produjo entre el mes pasado, no bien arribó al aeropuerto, procedente del continente blanco, un container perteneciente a científicos de la República Checa.

    ¿Cooperación científica?

    Johann Gregor Mendel, operada por los checos, se inauguró a fines de enero de 2007, con acuerdo del Gobierno argentino, en la isla James Ross.
    El Tratado Antártico es un acuerdo que describe concretamente lo que se puede y lo que no se puede hacer en el continente antártico; está complementado por el Protocolo de Protección Ambiental firmado en Madrid en 1991. Uno de sus objetivos es precisamente la designación de la Antártida como “zona especialmente protegida” de la flora y la fauna (se extiende a los fosilizados).
    Según detalla Edgardo Aguilera en un completo informe para Ámbito Financiero, el recorrido del contenedor -nunca se abre sino hasta su llegada al depósito fiscal en territorio continental- fue así: finalizada la tarea científica, los instrumentos utilizados, el equipo personal y otros materiales científicos fueron estibados por los checos dentro del container que se trasladó en un Hércules de la Fuerza Aérea desde Marambio hasta la base El Palomar; luego por camión llegó a Ezeiza, donde fue inspeccionado por los agentes aduaneros. El material estaba acompañado por un manifiesto de carga y una nota del Gobierno nacional, en este caso de la Dirección Nacional del Antártico, con una breve síntesis sobre el programa de cooperación científica que justifica el movimiento del material hacia la Antártida, y su regreso. Éste es el punto crítico: las fuentes aduaneras interpretan que el funcionario firmante, Mariano Mémolli -director del Antártico-, quien depende directamente del canciller Jorge Taiana, habría avalado con su firma el contenido transportado por los científicos checos.
    Luego del hallazgo sonaron los teléfonos en la embajada checa, en la Cancillería y en la Dirección del Antártico para encontrar una respuesta oficial de Mémolli, quien por esos días estaba de gira por Alemania, Italia, Gran Bretaña y España. En simultáneo, la Aduana convocó a peritos de la Universidad de Buenos Aires (UBA) con el propósito de determinar con certeza si el material hallado corresponde a fósiles antárticos. Las investigaciones preliminares habrían confirmado que son piezas fosilizadas de origen antártico.

    Patrimonio protegido

    A comienzos de la gestión de Néstor Kirchner, el Congreso sancionó una ley de protección del patrimonio arqueológico y paleontológico que establece la titularidad del Estado sobre estos bienes, incluso los que estén en propiedad privada, prohíbe las exportaciones y obliga a los responsables de una excavación a denunciar cada descubrimiento. La Ley 25.743 (Protección de Bienes Arqueológicos y Paleontológicos) prohíbe en el territorio argentino el transporte, almacenamiento, compra o venta de fósiles locales y extranjeros. Establece penas de hasta dos años e inhabilitaciones de hasta cinco para todo aquel que la viole.
    La directora de la Aduana, Silvina Tirabassi, hace malabarismos con la carpeta checa; le quema las manos por su implicación en el vínculo bilateral. Se analiza si el hecho permanece en la categoría de una “infracción aduanera” o cambia de estatus, configurándose un delito por aplicación de la Ley Nº 25.743. El problema es más diplomático y político que jurídico; la condena caería sobre investigadores de la República Checa, quienes a su vez tienen emprendimientos cooperativos dentro del Programa Antártico Argentino elaborado por la Dirección Nacional del Antártico (DNA). (Fuente: Ámbito Financiero)

     

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home