antárticos

Noticias y Comentarios de interés para los Amigos de la Antártida

jueves, junio 09, 2005

Entrevista de El País de Madrid a investigador del Lago Vostok

ENTREVISTA del Diario El País de Madrid a JEAN ROBERT PETIT, Investigador de la Antártida

"En Vostok hemos visto cuatro cambios climáticos debidos a cambios astronómicos"
Por MÓNICA SALOMONE - Madrid
EL PAÍS - 08-06-2005
http://www.elpais.es

Jean Robert Petit, francés, de 58 años, químico y físico de formación, pertenece a esa élite de los que conocen muy bien la Antártida profunda. Aprendió ruso con sus colegas en la estación de Vostok, donde pasó 11 "durísimos" veranos antárticos, a un millar de kilómetros del Polo Sur y de cualquier otra base. Se trataba de estudiar el hielo extraído de una perforación de más de 3,5 kilómetros de profundidad, para analizar el aire atrapado en las burbujas y así estudiar el clima del pasado. Pero Vostok guardaba más sorpresas: justo bajo la perforación hay un inmenso lago que podría albergar extrañas formas de vida, dado que ha estado al menos 15 millones de años aislado del exterior. Para evitar contaminarlo, la perforación de Vostok se ha interrumpido, al menos hasta que se encuentre una forma limpia de tomar muestras de esa agua. "Es un desafío científico y tecnológico enorme", dice Petit, que dio recientemente una conferencia en el museo Cosmocaixa, en Madrid.

Pregunta. ¿Qué dice el aire atrapado en el hielo de Vostok sobre el clima pasado?

Respuesta. Vostok fue la primera perforación que dio datos de temperatura y composición atmosférica de hace siglos. Tenemos registros de hace 400 años, y podemos ver cuatro grandes ciclos climáticos que coinciden con cambios astronómicos. Pero además hay una concordancia clarísima entre concentración de gases de efecto invernadero y temperatura. Esto es una llamada de atención por las implicaciones que tiene para el clima del futuro, por la importancia de esos gases y las decisiones que debemos tomar.

P. Pero en Vostok se ha llegado a sacar hielo de hace un millón de años, ¿no?

R. Sí, pero el registro climático llega a 400 años porque es hasta donde se han conservado bien las capas de hielo. A mayor profundidad, el hielo está alterado. Y además está el lago, que se descubrió en 1992. En la parte profunda de Vostok el hielo está flotando, y se forma por la congelación del agua del lago.

P. ¿A qué distancia del lago se ha parado la perforación?

R. El taladro ha penetrado en el agua helada del lago, que forma una capa de 230 metros, pero se ha parado 130 metros antes del agua líquida. Fue una feliz sorpresa el penetrar en el agua helada del lago. Perdimos información de clima, pero ganamos otras muchas cosas.

P. ¿Se sabe ya cómo se estudiará el lago?

R. La perforación es un programa de Rusia, Francia y EE UU para estudiar el registro climático. Hay un acuerdo para no entrar en el lago hasta no desarrollar tecnologías limpias. En 1998, cuando paramos la perforación, analizamos el agua helada y vimos que es muy limpia, mientras que nuestra tecnología para perforar es sucia, el agujero se llena con un fluido basado en el queroseno para evitar que se cierre de nuevo. Ahora hay que desarrollar una tecnología nueva.

P. ¿Pero hay ya alguna pista de cómo se hará?

R. Hay sólo ideas. Seguramente haremos pruebas en algún lago más pequeño, uno de los 70 inventariados en la Antártida. Los lagos subglaciares son parte del programa científico del Comité Científico para la Investigación Antártica.

P. Dice que el agua helada del lago era muy limpia. ¿No hallaron microorganismos?

R. En el primer estudio no fuimos lo bastante cuidadosos con la contaminación, así que repetimos los análisis y recientemente hemos publicado que el hielo del lago es casi estéril. Pero también obtuvimos hielo con sedimentos, y ahí sí encontramos bacterias que, con seguridad, no son contaminación. ¿Por qué es estéril el agua? Creemos que porque el lago es muy antiguo, y se acumula en él agua y aire procedente del deshielo de los glaciares; eso debió de incrementar la cantidad de oxígeno. Hay 300 veces más oxígeno en el hielo del lago que en el agua superficial. Eso, unido a que no hay luz, no hay carbono y la temperatura es muy baja... lo convierte un ambiente muy extremo. Es difícil imaginar bacterias viviendo ahí.

P. ¿Y las de los sedimentos?

R. Es una cepa muy especial, que sólo se ha encontrado en dos lugares del planeta: en aguas termales en Japón y en géiseres del Yellowstone [EE UU]. Viven en un ambiente a 50 grados de temperatura. No hacen fotosíntesis, pero sintetizan su propio carbono: son quimiolitoautotróficas.

P. ¿Cómo pueden vivir ahí bacterias a 50 grados?

R. Este resultado ha generado muchas preguntas. Esperábamos bacterias o arqueas metanógenas, pero no hay metano y no hay arqueas. Y las bacterias que hemos encontrado no pueden vivir en el agua, a dos grados bajo cero y con mucho oxígeno. Así que creemos que viven en el lecho de roca. ¿Cómo llegaron al hielo esos sedimentos? Hemos descubierto que donde está el lago hay una falla que está operando ahora, así que probablemente el agua está penetrando en la corteza. Las bacterias deben de vivir en esta falla. Y los eventos tectónicos producen hidrógeno, que es lo que usan las bacterias para fijar el carbono. La cepa se llama Hydrogenophilus thermoluteolus.

P. ¿Cómo llegaron los sedimentos a la parte alta del lago?

R. Pensamos que se inyectaron muy deprisa en el hielo, como en un géiser, debido seguramente a la actividad tectónica.

P. El hecho de haber encontrado un tipo de bacterias, ¿implica que debe haber más organismos, un ecosistema?

R. Normalmente encontraríamos más, pero de momento sólo encontramos una especie.

P. ¿Cómo se formó el lago?

R. Quedan muchas preguntas, pero sabemos que es muy profundo, unos 1,2 kilómetros. Así que la base del lago está a casi cinco kilómetros bajo la superficie, y después hay unos siete kilómetros de sedimentos por debajo. No sabemos exactamente cuándo se formó, pero los geólogos creen que ahí hay dos placas tectónicas que chocan y se superponen, y que en algún momento debió haber una apertura y así se formó el lago.

P. ¿Dirá algo el Vostok sobre la posibilidad de que haya vida en la luna Europa de Júpiter?

R. No hay forma de predecir lo que habrá en Europa, como en el Vostok. Pero las muestras de hielo del lago sugieren que la vida debe de ser muy escasa ahí, si la hay. No basta que haya agua para que haya vida. Cuando se habla de vida extraterrestre a menudo parece que el agua es la vida, y esto no siempre es así.

P. ¿Cuánto tiempo lleva yendo a la Antártida?

R. Fui por primera vez hace 35 años; la colaboración con los soviéticos empezó a principios de los ochenta. En la base Vostok trabajaban 10 personas. Pero hubo momentos muy difíciles. Con la caída de la URSS la ciencia en la Antártida no era una prioridad para Rusia. La perforación se paró, faltaban repuestos, la gente dejaba su puesto para buscarse un medio de vida. Entonces decidimos pagar a nuestros colegas rusos por pasar el invierno en Vostok... Fueron dos años, después Rusia se recuperó y pudimos seguir beneficiándonos de su experiencia.

0 Comments:

Publicar un comentario

<< Home